sábado, 4 de agosto de 2012

UN OTOÑO EN AGOSTO


  Fue el azar. Al salir del despacho de mi abogado me  lo encontré, hacía por lo menos diez años que no nos veíamos. Él me reconoció al instante, a mí me costó más, siempre me ocurre. Nos sentamos en una mesa de “Les Colonnes” y se nos fue la tarde agrandando el tamaño de las olas que tantas veces habíamos compartido, nos despedimos con la firme promesa de no volvernos a ver en tierra firme hasta la próxima década.
  Camino del coche recordé que una de las cosas por las que merece la pena venir a este mundo es contemplar una puesta de sol desde Biarritz. La hora era la adecuada para disfrutar cómo el Atlántico se tiñe de rojo al recibir a Helios entre sus aguas. Mi banco, en la explanada junto al faro rodeado por los viejos tamarindos, estaba ocupado por una pareja de amantes. Ambos, con las manos entrelazadas, esperaban también el mágico acontecimiento; lo supe por el brillo de sus ojos, que me capturó. Me acomodé apoyado en un punto de la barandilla de piedra desde donde poder disfrutar de todo el espectáculo, lo reconozco, soy un voyeur.
  Ella mantuvo su mirada azul fija en el horizonte justo cuando el astro empezaba a besar el océano. Él, en ese mismo instante, sólo la miraba a ella. Y yo, decidí perderme el ocaso.
  Cuando cielo y agua empezaron a sonrojarse la besó en la mejilla izquierda, quizás la que más acusaba las cicatrices del camino recorrido juntos;  ella le correspondió con una suave caricia en la pierna derecha, posiblemente la que trajo herida de la última gran guerra y ya nunca volvió a recuperar.
  Adiviné que el espectáculo de luz y sal terminaba cuando ellos empezaron a recordar juntando suavemente sus cabezas. Una lágrima de nostalgia nació de su ojo derecho intentando adivinar cual era la arruga adecuada, esta vez, para descender hasta el poro donde más sueños perdidos se habían acumulado. Él la consoló apretándole el mismo brazo que aquel día, cuando su segundo nieto decidió meter su vida en una botella de ron y estrellarla contra las rocas del acantilado.
  Con la brisa que llega entre luces se miraron una vez más, ella estaba igual de preciosa que en el 39 cuando alcanzó la mayoría de edad. Él aún seguía siendo aquel campeón de chistera con el que soñaban todas las solteras de Biarritz. Intercambiaron unas breves palabras, seguro que justo las necesarias para confesarse que, pese a todo lo sufrido, lo suyo había merecido la pena. Y por fin llegó el beso que confirmaba que, durante toda una vida en común, el placer de compartir rosas justifica las llagas que las espinas nos dejan en la piel.
  Se ayudaron mutuamente a incorporarse del banco, él le tendió el brazo derecho, el mismo con el que un día le colocó el anillo que aún brilla entre los pliegues de la izquierda con la que ella continúa asiéndose a su compañero. Lentamente, con el orgullo de toda una vida compartida en la espalda, abandonaron altivos la explanada. Los perdí de vista entre las ramas de los tamarindos.
  Mañana volverá a amanecer, y con las primeras luces volverán a renovar las mismas ilusiones con las que partieron en su primer “Je t´aime”. Yo me marché con la envidia de haber sido espectador de una de las mejores puestas de sol que la vida te puede regalar. Fue el azar.

Oscar da Cunha


4 de agosto de 2012

9 comentarios:

  1. Lluvia de sentimientos, emociones, que no se ocultan bajo el mar. Gracias........

    ResponderEliminar
  2. Una manifestación más de la belleza de la vida, no sólo la naturaleza nos regala buenos momentos. Me alegra saberte siempre ahí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Preciosa puesta de sol, Oscar. Es cierto que las de Biarritz tienen algo especial...yo he disfrutado algunas cuando me acerco al Festival de cine latinoamericano, una semana después del nuestro, en setiembre. Para un voyeur (yo también lo soy) momentos como el que narras son inapreciables por la sensación de que la vida interpreta un fragmento delicioso solo para ti.Me pareció asistir a la escena final de una película romántica y sentí que los mejores finales son siempre agridulces...(me había perdido porque he andado allá por Lapurdi retirada del mundanal ruido) Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre Begoña, la vida nos presenta ambas caras. Es precioso contemplar como, para algunos, las pequeñas alegrías han compensado las grandes desgracias. Hacer de lo cotidiano, de esas pequeñas parcelas de felicidad, el fundamento de nuestra vida quizás sea la clave de la supervivencia.
    Ya te imaginaba por los verdes prados de Sara, disfrutando de la serenidad que inspiró Ramuntxo a Pierre Loti.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me has recordado una escena similar hace 40 años. Seguramente en el mismo banco. La barandilla de cemento imitando troncos de árbol. Los mismos tamarindos, la misma mar, idéntico atardecer. Todo 40 años más joven. Gracias Oscar por rejuvenecer mi memoria. José Ramón.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti por compartir. A través de la memoria es la mejor manera de rejuvenecer el espíritu, e intentar cicatrizar esas heridas que todavía duelen.
    Un abrazo y ánimo Jose Ramón.

    ResponderEliminar
  7. Es increíble como logras, al leerte, ponerme en el lugar de tus ojos. Reconozco que no soy demasiado observadora. Quizás por eso mi poca aptitud para describir...
    Algún día me gustaría que alguien como tú observara un momento así en mi vida. Seguro que no habría nadie que lo expresara mejor.
    Como siempre, un gustazo.
    Un beso, Oscar. Pero de los de verdad. Nada de prismáticos por medio.
    Sole.

    ResponderEliminar
  8. Allí estaremos para verlo, compartirlo, y escribirlo. Tengo la mala costumbre de hacer amigos para el resto...
    Abrazos para esa maravillosa familia que tienes.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué hermosa forma de despertar a un día de Paz,OSCAR ! Gracias

    ResponderEliminar

Me interesa tu opinión, te contestaré.