viernes, 12 de abril de 2013

EN UN PUEBLO (dedicado a Paz Risueño)

  Una vez más mis tribulaciones laborales me llevaron por caminos perdidos, montes donde se esconde el búho, donde el lobo aún acecha desde las alturas, donde el carnero  te regala con esa mirada atávica el recuerdo de fiestas en las que su presencia convertía el fuego en hoguera de pasiones; carreteras con pueblos que no desean aparecer en los mapas porque sólo viven en el corazón de sus paisanos. Esta vez me perdí y el GPS hacía rato que había tirado la toalla.
  La calle principal, la única del pueblo, estaba desierta. Paré junto a la fuente por cuyo caño el agua que manaba era tan diáfana que sólo podía palparse, agua que únicamente el ojo del halcón es capaz de ver.
  Bajé del coche y empecé a caminar sobre los centenarios adoquines. Pese al silencio había vida, noté el contacto de ocultas miradas que tras las cortinas no se afrentaban con la visita del extranjero. Desde casi medio pueblo pude verlo, sentado sobre el murete de piedra de la iglesia, junto a la estela con la cruz en cuyas puntas los cuatro círculos evocan el misterio de la vida. Aguantó impávido mi mirada mientras me acercaba a él. Tendría apenas… diez, quizás once años, nunca soy capaz de acertar la edad de un chiquillo y no lo entiendo porque yo también una vez lo fui.
  —Hola, creo que me he perdido —fue mi tarjeta de presentación—. ¿Cómo se llama este pueblo?
  —No sé —me contestó sin apartarme su mirada.
  —¿No eres de aquí?
  —Sí —contestó. Ya estoy habituado a distinguir la timidez de la indiferencia, era lo segundo.
  —¿Cómo te llamas? —Empecemos por el buen camino, me dije.
  —Pedro, pero todos me llaman Pedro.
  —Bueno, es lo normal, yo me llamo Oscar y es el nombre que uso.
  —¡Aquí no! —me soltó—. Matarranas se llama Raúl, y a Pedoflojo su madre le dice Alberto.
  —¿Qué iglesia es ésta? —pregunté.
  —No sé, la iglesia.
  —¿A que virgen o santo está dedicada?
  —¿Qué es dedicada? —me lo soltó con gesto extrañado. Hace tiempo que también aprendí a distanciar la indiferencia de la ignorancia.
  —¿Por qué no estás en el colegio? Son las once la mañana, supongo que Matarranas y Pedoflojo estarán en clase. —Intégrate Oscarin, me dije.
  —¿Qué es colegio? —Ahora sus ojos lo delataron, el chiquillo empezaba a mostrar curiosidad.
  —Oye, ¿no hay personas mayores en este pueblo?
  —¿Viejos? 
  —¡Mayores! —insistí—. Adultos.
  —¿Qué son adultos?
  —Pues como yo, que no soy ni un niño ni un anciano.
  —¡Ah! Esos están por ahí, trabajando el campo —señaló hacia atrás levantando su mano por encima de su cabeza.
  —¿Y los demás?, los niños, los mayores ¿qué hacéis?
  —Esperar —Esta vez la mueca de sus labios y el gesto de sus hombros compusieron una sombra amarga sobre la pared de la iglesia.
  —¿A quién esperáis?
  —A ella, la que sabe, la que enseña a los viejos, la que ayuda a los niños. Dicen que si no ha venido es porque no puede estar en todos los pueblos, pero yo creo que es una leyenda, como tantas que hay por aquí sobre brujas.
  —¿Esperáis a una bruja? —le pregunté con una cómplice sonrisa.
  —Si, pero ella no es como las demás, es blanca. Por eso le llaman la Blanca, pero no recuerdo su nombre —Esta vez el brillo en la mirada del niño proyectó sobre la iglesia una sombra dulce, inocente.
  —Yo conozco a una así —Con un gesto cariñoso le alboroté su pelo rizado y di media vuelta para marcharme—. Le llaman Paz la Blanca.
  —¡Ese es su nombre, Paz la Blanca! Ahora recuerdo la leyenda, dicen que con ella no hay días sin sol, ni mañanas sin sonrisas. Y por las noches pasa por todas las casas, a los niños nos cuenta un cuento y a los viejos les ayuda para que vuelvan a ser niños —con los ojos como ruedas de molino me preguntó—. ¿La conoces?
  —Sí, es amiga mía —exclamé alejándome ya de la iglesia.
  —Entonces, ¿es verdad que existe? —No hace falta que os diga que la palabra de un niño es irresistible cuando le inunda la esperanza—. ¿Le dirás que venga? Aquí la esperamos todos.
  —Te lo prometo, pero la Blanca está muy ocupada y…
  —¡Has hecho una promesa! —me gritó mientras me alejaba.

  Me subí de nuevo al coche y antes arrancar me quedé pensando unos instantes. No me gusta incumplir mis promesas y sólo se me ocurre una manera…

Oscar da Cunha

12 de abril de 2013 
  

9 comentarios:

  1. Te ha quedado precioso, Oscar. Al leerlo, uno se cree en esa plaza de un pueblo de Castilla, ante esa iglesia,descubriendo la ilusión en los ojos de ese niño que la había perdido instalándose en la indiferencia. ¡Paz la Blanca! Esa solo puede ser nuestra querida Paz a quien cuadra su nombre como anillo al dedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga por tu apoyo compartido a esa bruja blanca que tanta amistad derrocha con quienes estima.
      No obstante, deberías "perderte" un poco por las carreteras de nuestra piel de toro. Hay varias referencias que ubican perfectamente la comarca en el que me mentaron a Paz la Blanca. La imagen del carnero que siempre presidía, antaño, los akelarres celebrados entre esos montes de la alta Navarra, y las estelas con la cruz en cuyas puntas los cuatro círculos... se refiere al Lauburu (cuatro cabezas), conocida como la cruz vasca, y descendiente de los antiguos cultos indoeuroepeos, ya aparece en los escritos sanscritos. Es fácil encontrar dichas estelas en torno a las iglesias de los pueblos tanto del País vasco como de las zonas fronterizas de Navarra y Lapurdi (ya en territorio francés).
      Un abrazo Milagros.

      Eliminar
  2. De vez en cuando la vida nos besa en la boca... Paz la Blanca está llorando como la Magdalena pero,a la vez sonriendo como aquella que tanto le gusta porque la escribió un amigo que se ha ganado ser del alma
    Oscar,no hay casualidades,bien lo sabes.Hoy he terminado mi primera actividad profesional remunerada-espero-tras tres largos años de voluntariado y lo mejor ha sido el abrazo y la sonrisa franca que me han dado mis maestro-alumnos al despedirnos.No había engaño.Había empatía.
    Gracias,amigo.Sólo te pido una cosa ¡no me encumbres¡ el porrazo será más duro.Sí,soy Paz y estoy segura que mi madre en sus entrañas así me sintió.En cuanto a Blanca...rojilla me creía pero si tú me ves así,así me siento ¡gracias,amigo! No tengo palabras para decir lo que siento pero es muy hermoso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son las cosas, a veces. Pero no es tiempo de lágrimas sino de sonrisas, aprovecha la buena racha que bien te la has ganado, y ya sabes por donde te esperan…

      Eliminar
  3. Hola Oscar, me ha emocionado tu historia, porque yo un día encontré a esa bruja blanca. Supe desde el primer día que sería una buena compañía en esta vida de dificultades a veces y otras de alegrías. He tenido la suerte de acompañarla y dejarme acompañar por ella. Es cierto que aparece y desaparece como el Guadiana, así deseamos con ganas abrazarla. He compartido con ella una jornada preciosa, como sólo ella sabe lograr, con gente "de la suya" estupenda; nos encontró a todos por su camino y nos reúne de vez en cuando en cualquier punto de España. No sé cómo lo hace, pero siempre acudimos todos, dejamos lo que tengamos que hacer y entorno a ella celebramos nuestro encuentro. Dentro de unos días la tendremos por aquí, mi familia y yo la recibiremos con los brazos abiertos. Deseando estamos, como en el libro del principito, que llegue ese día. Sí existe, sí transforma en alegría su alrededor y sí queremos a PAZ "roja o blanca". Un abrazo. Dulcinea López

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡ Basta ya,Dulcinea !!! bien sabes que compartimos empeño en ser humildes y vuestras manifestaciones son dura prueba para ello. No me cansaré de repetir que simplemente doy aquello que en mí desborda porque otros así me váis llenando.
    Cariño,Dulcinea,Oscar...cariño que hace tiempo descubrí-reconozco que con dolor-que nada tiene que ver con la sangre,que a mí sólo me gusta en una buena morcilla manchega.Lo demás...sois vosotros y ¿cómo no quereros?
    Sabéis que para mí nada vale si no se comparte y mi capital,único pero valiosímo,son mis vivencias en las que vosotros sois parte fundamental ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. MILAGROS,lo dicho anteriormente también va contigo y por ti. Tú haces de mí esa Paz la Blanca ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Delicioso, Oscar, delicioso tu relato. Yo bien reconocí Navarra y el lauburu y ...a las yerbateras, esas mujeres insólitas llenas de sabiduría y madres de todo bicho viviente y...qué sabio ese chiquillo que solo se llama Pedro; me recordó a "Esperando a Godot"
    Nuestra Paz, bien se merece tu homenaje. Sorgiña andariega ¡ojalá visites muchos pueblos y les ayudes a saborear la vida.
    Un abrazo muy cariñoso para ella y para ti.¡A ver cuando volvemos a coinidir en alguna parte!

    ResponderEliminar
  7. Espero que pronto compartamos otro café. ¡Cómo no ibas a reconocer el entorno! fronterizo con esa Sara que tanto te serena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Me interesa tu opinión, te contestaré.